Control de inversiones

El Tratado de funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) prohíbe en su artículo 63 las restricciones a los movimientos de capitales entre Estados miembros y entre Estados miembros y terceros países. Por su parte, el artículo 65.1.b) del Tratado permite a los Estados Miembros tomar medidas justificadas por razones de seguridad, orden y salud pública.

Ello se ha visto reflejado en el Reglamento UE 2019/452 del Parlamento Europeo y del Consejo para el control de las inversiones directas en la Unión, que establece una mayor claridad en los sectores y operaciones a ser controlados en caso de inversiones extranjeras de fuera de la UE. También establece un sistema de cooperación entre Estados Miembros en el ámbito del control de las inversiones provenientes de fuera de la UE.

En el caso de la legislación española, la base del control de las inversiones extranjeras está contenida en la Ley 19/2003, de 4 de julio, sobre régimen jurídico de los movimientos de capitales y de las transacciones económicas con el exterior y sobre determinadas medidas de prevención del blanqueo de capitales (recientemente modificada) y en el Real Decreto 664/1999, de 23 de abril, sobre inversiones exteriores.

La Ley establece un régimen liberal de movimientos de capital en España con escasas excepciones a ciertas inversiones exteriores que están sujetas a control. Resumidamente, éstas son:

  • Aquellas inversiones por su naturaleza, forma o condiciones de realización, afecten o puedan afectar a actividades relacionadas, aunque sólo sea de modo ocasional, con el ejercicio de poder público, o a actividades que afecten o puedan afectar al orden público, seguridad y salud públicas.
  • Aquellas inversiones exteriores provenientes de fuera de la UE o la EFTA si:
    • se invierte en una serie de sectores: infraestructuras y tecnologías críticas, sectores de doble uso, suministro de insumos fundamentales, sectores con acceso a información sensible y medios de comunicación.
    • el inversor está controlado por un gobierno extranjero.
  • Aquellas inversiones extranjeras en actividades directamente relacionadas con la Defensa Nacional, tales como las que se destinen a la producción o comercio de armas, municiones, explosivos y material de guerra.
  • Aquellas inversiones en actividades relacionadas con armas y municiones de uso civil.

La realización de inversiones extranjeras en España sin solicitar autorización cuando sea preceptiva, o con carácter previo a su concesión o con incumplimiento de las condiciones establecidas en la autorización será considerada una infracción muy grave.

Para cualquier consulta en este ámbito, pueden dirigirse a nuestro buzón

¡Contacta con Nosotros!

Formulario de Contacto