Bielorrusia

Países de la Vecindad Este: la Asociación Oriental

En diciembre de 2008, la Comisión y seis países socios de Europa Oriental y del Cáucaso Meridional: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia, y Ucrania lanzaron conjuntamente la iniciativa de la Asociación Oriental (o Partenariado Oriental), con el propósito de reforzar su asociación política e integración económica. La Asociación Oriental, creada como una dimensión específica de la Política Europea de Vecindad (PEV), ofrece a los países del área la posibilidad de crear una zona de libre comercio con alcance amplio y profundo con la UE (Deep and Comprehensive Free Trade Agreements, DCFTAs), a través de acuerdos de nueva generación, siempre que se cumplan una serie de condiciones: ser miembros de la OMC, viabilidad económica, acuerdos amplios y capacidad para negociar. Los principios esenciales de la Asociación Oriental son el respeto de las normas internacionales y los valores fundamentales, incluida la democracia, el Estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, la economía de mercado, el desarrollo sostenible y la buena gobernanza. 

En 2014, se celebraron los primeros acuerdos para la creación de DCFTAs con tres de los países de la Asociación: Georgia, Moldavia y Ucrania. Estos acuerdos conllevan reformas importantes en los países socios y tienen como objetivo la armonización de las prácticas y la legislación comercial del país con los estándares de la UE y el acercamiento al acervo comunitario, garantizar un entorno jurídico estable, mejorar el acceso a bienes y servicios, y reducir los aranceles, los contingentes y los obstáculos al comercio. 

Con la revisión de la PEV de 2015, se planteó conceder un tratamiento diferenciado a los socios de la Asociación Oriental que reconociera las distintas aspiraciones de cada país, el ritmo de asunción de los compromisos contraídos y permitiendo  una mayor flexibilidad en el uso de los instrumentos de la UE. Este enfoque permitió concluir con Armenia las negociaciones para un nuevo Acuerdo de Colaboración Global y Reforzado, en 2017, y lanzar ese mismo año las negociaciones con Azerbaiyán, para un nuevo Acuerdo Global, país que también está negociando su entrada en la OMC. Además, se están negociando actualmente las prioridades para un Acuerdo de Asociación con Bielorrusia, así como su adhesión a la OMC. 

En 2019, se ha celebrado el 10º aniversario de la Asociación Oriental. Los retos futuros a encarar por la Asociación serán en las diferentes áreas de cooperación: económica y comercial, gobernanza y estado de derecho, medioambiente, mercado único digital, y participación de la sociedad civil.

Bielorrusia

Actualmente, las relaciones entre la UE y Bielorrusia se rigen por las Conclusiones del Consejo de 15 de febrero de 2016 y las relaciones comerciales se basan en el Acuerdo de Comercio y Cooperación concluido entre la CEE y la Unión Soviética en 1989 [PDF], posteriormente, endorsado por Bielorrusia, y, en particular, por el principio de la “Nación Más Favorecida” que establece su artículo 3.  La UE y Bielorrusia concluyeron las negociaciones para un Acuerdo de Asociación y Cooperación bilateral (Partnership & Cooperation Agreement o PCA) en 1995, pero la UE suspendió su ratificación en 1997 debido a la falta de respeto por la democracia y los derechos políticos y civiles por parte de Bielorrusia, y, a partir de entonces, las relaciones entre la UE y Bielorrusia pasaron a estar gobernadas por sucesivas Conclusiones del Consejo Europeo. 

En 2004, la UE introdujo por primera vez medidas restrictivas contra Bielorrusia, medidas que se fueron ampliando y prorrogando en diversas ocasiones. En 2006, Bielorrusia fue excluida del Sistema de Preferencia Generalizadas (SPG) en virtud del Reglamento del Consejo 1933/2006.   A pesar de esto, la UE ha mantenido el diálogo con Bielorrusia en el marco de la Asociación Oriental (Eastern Partnership). La posibilidad de negociar un Acuerdo Amplio y Profundo de Libre Comercio con Bielorrusia es inviable por el momento, ya que Bielorrusia no es miembro de la OMC. Aunque solicitó el ingreso en 1993, no ha concluido todavía las negociaciones.

En octubre de 2016 se estableció un Diálogo de Comercio que se reúne a nivel de expertos dos veces al año actúa como una Plataforma para reflexionar sobre las oportunidades existentes y mejorar el comercio entre ambos. La UE también apoya la adhesión de Bielorrusia a la OMC en la medida en que contribuirá a un ambiente de negocios más estable y predecible.

Bielorrusia también forma parte desde el año 2010 de la Unión Económica Euroasiática (EEU, en inglés), iniciativa basada en la unión aduanera formada por Rusia, Kazajistán, Armenia y Kirguistán.