Sanciones internacionales

Las sanciones internacionales constituyen un elemento central de la política exterior y de seguridad común, cuyo principal objetivo es fortalecer la seguridad internacional, la defensa de la democracia y de los derechos humanos de acuerdo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y con lo dispuesto en el artículo 21 del Tratado de la Unión Europea.

 La aplicación de estas medidas ha ido evolucionando con el tiempo, de manera que en la actualidad se trata de generar el mayor impacto en aquellas personas responsables y de minimizar los efectos humanitarios adversos.

Ámbito de las sanciones