Canadá

El Acuerdo Económico y Comercial Integral (CETA, Comprehensive Economic and Trade Agreement) fue firmado el 30 de octubre de 2016. Ese mismo día se aprobaron un “Instrumento Interpretativo Conjunto” (Joint Interpretative Instrument, JII, por sus siglas en inglés) y el “Acuerdo de Asociación Estratégica UE-Canadá” (Strategic Partnership Agreement SPA, por sus siglas en inglés), que actualiza el marco de cooperación entre ambas regiones.

Tras su aprobación en el Parlamento Europeo, el 15 de febrero de 2017, el Acuerdo entró en vigor de forma provisional, el 21 de septiembre de 2017, aplicándose sólo las partes de este que son competencia exclusiva de la UE (entre ellas, los aspectos comerciales). Para proceder a su entrada en vigor definitiva, el Acuerdo deberá ser ratificado por los parlamentos de los Estados Miembros, por tratarse de un acuerdo de naturaleza mixta. El Congreso y el Senado de España ratificaron el CETA, el 29 de junio de 2017 y el 27 de octubre de ese mismo año, respectivamente. El proceso de ratificación en Canadá incluye la transposición del acuerdo a las legislaciones de cada una de las provincias y territorios, además de la ratificación formal en el Parlamento federal.

La firma del CETA supuso un hito para la política comercial comunitaria, al ser el primer acuerdo amplio y ambicioso firmado con un país del G8, fijando un importante precedente para futuros acuerdos a negociar por la UE. El CETA elimina el 98% de los aranceles a la importación y exportación de mercancías, salvo para algunos productos agrícolas sensibles, y liberaliza también el comercio de servicios e inversiones. Los treinta capítulos del CETA abarcan otros muchos aspectos relacionados con el comercio, como las reglas de origen, los procedimientos aduaneros y la facilitación del comercio, las disciplinas sobre subvenciones públicas, los derechos de propiedad intelectual, la cooperación en materia de reglamentación técnica, el desarrollo sostenible, aspectos de la política de competencia y el acceso a los mercados de contratación pública.

Canadá ofrece un mercado de tamaño considerable para los bienes y servicios UE, con una economía de 1,6 billones de dólares y una población de más de 35 millones de habitantes. Gracias al CETA, los operadores económicos de la UE obtienen el mismo trato e incluso mejor que el que reciben sus competidores de Estados Unidos, en Canadá.

La Comisión Europea (DG TRADE) recoge, en su página web, información sobre los efectos del CETA en los distintos países de la UE, incluyendo fichas informativas individualizadas para cada uno de ellos. Puede consultar la ficha de España [PDF] [410.84 kB].

El Gobierno de España, por su parte, ha elaborado el documento "Una oportunidad para la empresa" que contiene información sobre las implicaciones del CETA, para distintos sectores de la economía española. Además, la Dirección General de Comercio Internacional e Inversiones y el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales han elaborado una Nota informativa [PDF] [82 kB] que recoge las condiciones que han de cumplir los exportadores para obtener la declaración de origen que les permita beneficiarse de las preferencias arancelarias incluidas en el CETA. La Comisión Europea también ha habilitado una página web con más información al respecto. y ha publicado en su web un vídeo explicativo (en inglés) sobre como beneficiarse del CETA al exportar a Canadá.

El 21 de septiembre de 2019, se celebró el segundo aniversario del CETA. En este, se recordó que, en 2018, primer año completo de aplicación del Acuerdo, las exportaciones de la UE a Canadá fueron un 15% superiores a la media de los tres años anteriores, respecto a un crecimiento del 8% de éstas frente al resto del mundo.

Canadá es país miembro de la OMC, desde la creación de esta organización en 1995.

Una oportunidad para la empresa española [PDF] [2.12 MB]